Antonio Ortuño – El semáforo inteligente

Bilbao 08-06-2015 Conferencia de Antonio Ortuño “¿Existen las familias inteligentes?” organizada por la ong Acción Familiar Euskadi AFAE en el Salón El Carmen de Indautxu ©Fotógrafo: MITXI

LA ONG AFAE ACERCA UN INNOVADOR MÉTODO DE FORMACIÓN  FAMILIAR A VARIAS ESCUELAS INFANTILES Y EMPRESAS VASCAS.

  • AFAE de la mano de Antonio Ortuño, director del centro Familias Inteligentes,  psicólogo infanto juvenil  y terapeuta familiar, promueve la parentalidad positiva en escuelas infantiles e incentiva la conciliación corresponsable en las empresas acercando un nuevo método de formación familiar: el semáforo inteligente.  
  • Muchas madres y padres, educadores o referentes familiares  tienen claro que no hay que chillar, ni desesperarse, que hay que comunicarse con las hijas e hijos, fomentar su autoestima, ponerles límites, quererles, pero… ¿Cómo? ¿Cómo hacer que mi hijo sea responsable, que asuma las consecuencias de su comportamiento? ¿Cómo puedo aprender a decir que no y poner límites, cuando la situación lo requiera? ¿A respetar y confiar las decisiones que toma mi hijo y no controlarle en exceso cuando no sea necesario? ¿Cómo no desesperarme o perder el control?

Bilbao, noviembre de 2017.- ¿Quién cuenta libros a mis padres? Ese es el título de la última publicación de Antonio Ortuño, psicólogo clínico especialista en Infancia y Adolescencia y Terapeuta Familiar que lleva desde 1990 asesorando a familias, tanto desde el ámbito público como privado, para que puedan ejercer sus funciones parentales de una forma respetuosa, positiva y con buenas prácticas. La pregunta que lanza en el libro –“pequeñas estructuras literarias que sirvan a padres y madres a trascender, para analizar su papel como padres, sus bloqueos e incertidumbres, para dar una vuelta a sus funciones, para cuestionar sus habilidades parentales. Para mejorar”– explica su autor.

Su presencia en Euskadi es promovida por Acción Familiar Euskadi (AFAE), una ONG especializada en formación familiar  e impulsora de métodos innovadores en materia de parentalidad positiva, conciliación y corresponsabilidad.

Valoran como eminentemente práctica y visual su metodología del Semáforo inteligente Un método con el que están trabajando tanto al ámbito empresarial en empresas pioneras en implementación de medidas de conciliación como Euskaltel o Mutualia así como, en estas fechas emblemáticas, con los padres y madres de dos escuelas infantiles de Bizkaia: UMEDI y José etxegaray de Basauri.

Antonio Ortuño es un psicólogo infanto-juvenil y terapeuta familiar que lleva trabajando desde el año 1990 con diferentes problemáticas asociadas a la educación familiar: manejo de conflictos, rabietas, falta de atención, impulsividad, ansiedad, dificultades de relación social, problemas de comunicación. Su proyecto Familias inteligentes que ayuda a padres y a madres a ejercer con buenas prácticas su labor educativa, adaptándose al desarrollo evolutivo de los hijos e hijas, sin recurrir a regañinas, castigos, sermones ni chantajes, construyendo con eficiencia un apego seguro apoyado en dos pilares: el apoyo incondicional y el control respetuoso.

Para Antonio Ortuño, inmerso estos días en las escuelas infantiles,  “cuando un niño nace, todas las decisiones las toma el adulto. El bebé es un punto dentro del círculo de responsabilidad de los padres, pero poco a poco los hijos van tomando sus propias decisiones. Así las que las determinaciones que antes tomaban los progenitores, ahora las van tomando ellos: alimentación, estudios, higiene, etc. de tal manera que el punto dentro de la responsabilidad parental crece tanto que se sale del control de los padres”.

Las familias inteligentes son tal y como lo subraya el propio Antonio Ortuño, aquellas que saben tomar decisiones y gestionar la incertidumbre, incluso en circunstancias difíciles. “En efecto”, asegura, muchos de nosotros (madres, padres, educadores o referentes familiares)  tenemos claro que no hay que chillar, ni desesperarse, que tenemos que comunicarnos con las hijas e hijos, fomentar su autoestima, ponerles límites, quererles, pero… ¿Cómo? ¿Cómo hacer que mi hijo sea responsable, que asuma las consecuencias de su comportamiento? ¿Cómo puedo aprender a decir que no y poner límites, cuando la situación lo requiera? ¿A respetar y confiar las decisiones que toma mi hijo y no controlarle en exceso cuando no sea necesario? ¿Cómo no desesperarme o perder el control?”. Ortuño ha desarrollado una herramienta, el semáforo inteligente que de una forma clara y sencilla ayuda a entender y resolver bastantes de estos cómos.

El propio Ortuño explica la técnica del semáforo para educar y lidiar con los hijos:

Semáforo Rojo: El control de la situación lo posee la persona adulta. El hijo no puede tomar decisiones, ya que pone en peligro el bienestar de alguna persona, sobre todo la suya. Es algo que no se puede tolerar ni aceptar. Es el espacio donde se ejerce la autoridad, teniendo en cuenta la postura y la opinión del otro. Es lo que denomina autoridad empática. Son situaciones donde no cabe la negociación. Es un «no» amable, respetuoso. Y los «no» son innegociables.

Semáforo Amarillo: Aquí entran los procesos de negociación y cómo se equilibra lo que le gusta y lo que no le gusta. Siempre con estrategias motivacionales. El control de la situación se puede y debe compartir. Tanto el adulto como el menor pueden tomar decisiones. Se confía en los hijos y se respeta su toma de decisiones. Puede no gustar del todo a una de las partes, pero se puede aceptar y tolerar. Es una situación negociable, donde se tiene que llegar a compromisos, con una visión cooperativa buscando que ambas partes ganen algo. Desde diferentes puntos de vista se llega a un acuerdo, de manera proporcional, aunque un poco asimétrica. Es algo así: decides sobre lo que yo decido que puedes decidir. Pero, como resultado final, la decisión tiene que ser del niño.

-Semáforo Verde: La responsabilidad es totalmente del hijo. El niño toma decisiones que afectan a su proyecto de vida, no a la de sus padres. Digan lo que digan los adultos, los niños son los que deciden en último término. Los padres aprenden a acompañar, a ponerse detrás en su viaje, a estar disponibles cuando el hijo lo crea conveniente, a mostrar confianza cuando tiene que decidir y, muy importante, este debe y tiene que percibir que se respetan esas decisiones. Hay que acompañarles, darles confianza y respetarles.

Este psicólogo recalca que los colores del semáforo no van respondiendo a una edad, “sino a la responsabilidad que pueden ir asumiendo los hijos. Con lo que a diferentes hijos se les irán otorgando responsabilidades y prebendas en función de los que demuestren, no de la edad que tengan”.

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *